San Telmo

g_catedral_tui_0300

San Telmo

Por todos es conocida la fama de santidad de San Telmo entre los navegantes desde tiempos muy remotos. Pero conviene hacer una breve recapitulación, con carácter hagiográfico, del santo patrón de la ciudad de Tui y de esta diócesis gallega de Tui.Vigo.

De nombre Pedro González, nació en Frómista (Palencia) hacia el año 1190 en el seno de una familia pudiente, lo que le valió poder realizar sus estudios universitarios en la ciudad palentina y posteriormente cursar estudios eclesiásticos llegando a ocupar una canonjía en dicha catedral gracias a la bula papa conseguida por su tío, ya que no reunía una de las principales condiciones para poder acceder a ella: la edad.

El carácter del joven Pedro González distaba mucho de ser lo que comúnmente es conocido como “un hombre de Dios”, pues de sobra era conocida su vanidad y su pasión por el lujo y la vida placentera.

Acaeció entonces que, cierto día, cual Saulo camino de Damasco, engalanado y a caballo, Pedro González cayó al suelo dando a parar sobre un charco de lodo, provocando las risas de todos los presentes. Fue entonces cuando tomó conciencia de lo que era su vida, y su necesidad de transformarse al servicio de Dios y de la Santa madre Iglesia. Decidió entrar en la nueva orden mendicante que había fundado un clérigo con fama de santidad, Domingo de Guzmán, pasando a engrosar las filas del poderoso ejército religioso que posteriormente constituiría la ORDEN DE PREDICADORES (dominicos). Profesó y su fama de buen consejero llegó a oídos del monarca castellano Fernando III el Santo, que por entonces se hallaba inmerso en las campañas de Andalucía luchando contra los musulmanes. Le acompañó en esta tarea y consagró como iglesias numerosas mezquitas y morabitos conquistados a los andalusíes y posteriormente, decidió dirigirse al norte para predicar en Asturias y Galicia entre las gentes sencillas, como campesinos y pescadores. En este contexto comenzó a tener fama de santidad entre las gentes, aun siendo prior del convento de Guimaraes en Portugal. Ya anciano se retiró a Tui, donde murió mientras intentaba realizar una peregrinación hasta la catedral compostelana.

A su muerte, fue conocido entre las gentes como “corpo santo” el cuerpo santo en referencia a los numerosos milagros que, debido a su intercesión, se producían. Los navegantes del Miño, conocieron este hecho y poco a poco la fama de santidad de Pedro González se afianzó entre los marinos, denominándolo San Telmo, a pesar de estar solamente beatificado desde 1741 por Benedicto XIV (si bien la Iglesia reconoce el culto universal a San Telmo). Por este hecho, es a menudo representado teniendo por atributos el cirio y la vela, que da luz y protección a los marinos hacia buen puerto.

Su fiesta se celebra el lunes de la segunda semana de Pascual, donde recibe la devoción de todos los tudenses que acuden numerosamente a la novena que en su honor tiene lugar en la Catedral de Santa María de la Asunción.

No hay comentarios

Publicar un comentario