Retablo de la Expectación

23

El arte sacro se vale de multitud de recursos didácticos para transmitir a los fieles todos aquellos mensajes que la simple lectura es incapaz de asimilar, de ahí la riqueza sublime de la decoración profusa y atrevida del arte religioso, en general, y del arte barroco, en particular.

Prueba de ello es este retablo de la Expectación de la Santísima Virgen, el más sobresaliente de los existentes en este artístico templo. La Virgen es representada encinta, apoyando la mano sobre el fruto de su vientre. Este magnífico retablo se debe a la gubia del maestro de Redondela Antonio del Villar, durante el siglo XVIII. La imagen de la Virgen es anterior.

Todo el conjunto está flanqueado de hornacinas con representaciones hagiográficas y medallones con escenas de la historia de la Salvación, constituyendo un deleite visual para los sentidos pleno de carga histórica y simbólica que es posible conocer, al igual que todo el conjunto catedralicio, in situ.