El Coro

DSC01145

Unos de los espacios más característicos de todas las catedrales es el destinado al coro que, tradicionalmente, se ha venido situando en el espacio central de la nave principal, frente al altar mayor.

En algunas catedrales, las recientes reformas litúrgicas aconsejaron el traslado de los elementos del coro a otros espacios, con una finalidad puramente catequética, dejando libre el espacio para acoger al todo el pueblo de Dios reunido frente al Altar para participar la Eucaristía. Es por esta razón que el coro de la catedral tudense se halla situado en la Capilla Mayor, aunque, bajo los órganos, se encuentran sendas hileras con parte de la sillería que realizara el maestro Castro Canseco a finales del XVII. En dicha sillería se representa con excepcionales relieves tallados sobre la madera las efigies de diversos santos, muchos de ellos muy prodigados en las devociones gallegas, y escenas de la Virgen María que acentúan el carácter mariano de este templo.

El espacio del coro estaba destinado a aquellos clérigos que formaban parte de él para realizar los cantos y los oficios divinos.